Blogger news

El fin de la ciencia

No es abrir la puerta al saber eterno, sino poner límite al erro eterno.
Galileo Galilei (1564-1642)

Descubrimientos Invaluables

Si he visto más lejos ha sido porque he subido a hombros de gigantes
Isaac Newton (1642-1727)

Inteligencia

La disciplina tarde o temprano vencerá la inteligencia

Entre amigos

Todo es posible en la medida que tu creas que es posible

El universo

La matematica es el lenguaje en el que esta escrito el universo
Galileo Galilei (1564-1642)

Estudiantes Proactivos

Organizadores de actividades que complementan los aprendizajes enfocados a la enseñanza-aprendizaje de la Física y Astronomía.
USAC-EFPEM

domingo, 9 de agosto de 2015

La educación sin pasión es como un cuerpo sin alma


“La gente que sale adelante en este mundo es la gente que se levanta y busca las circunstancias que quiere, y si no las puede encontrar, las hace.” 

George Bernard Shaw



Actualmente estamos atravesando por momentos muy difíciles a nivel mundial, y la educación indudablemente es uno de los grandes remedios a tantos males que nos aquejan. Sin embargo tenemos las aulas infestadas por muchos docentes que se han estancado, quizá yo sea uno de ellos, quizás lo seas tú (siempre he dicho que no hay mejor juez y verdugo que la conciencia misma).  Este estancamiento no radica únicamente en metodologías, pues hay muchos “profesionales” que pueden parafrasear las tendencias más innovadoras de la educación, pueden realizar las planificaciones más sofisticadas y citar gran cantidad de recursos tecnológicos, sin embargo vemos que también hay métodos tradicionales que la neurociencia ratifican que son vitales para el desarrollo cognitivo de los alumnos.

Entonces donde radica el problema, pues desde mi punto de vista está en la PASIÓN, sí,  cuando  amamos apasionadamente no vemos defectos, no vemos obstáculos, es más  cada tropiezo se convierte en un aliciente. Cuando nos aventuramos en la carrera docente lo hacemos sintiéndonos superhéroes, pensando que con el simple hecho de obtener un título, ya somos capaces de influir en la vida de nuestros alumnos. Sin embargo cuando estamos frente a un grupo de personas, estamos frente a océanos de situaciones que llegan a convertirse en frustraciones y se pierden automáticamente todos los súper poderes que creíamos tener.

Si crees que ya perdiste tus poderes, es hora de buscar otros horizontes, la educación sin pasión es como un cuerpo sin alma, un simple bolsón que está ocupando un espacio pero que no puede crear, que no puede amar, que no puede sentir. No podemos exigir a nuestros alumnos que amen la escuela, si nosotros no amamos llegar a ella, si al llegar el lunes estamos deseando que sea viernes. Sé que no es fácil, sé que más de una vez hemos dicho que ya no sabemos qué hacer, pero también sé  que  no podemos concebir la vida lejos de las aulas si estamos en la vocación indicada.

En los últimos años he podido conocer a muchas personas que están marcando cambios importantes en la educación porque trasladan la misma fuera de las aulas, se olvidan de los textos para apreciar el contexto. ¿Cuántos no nos hemos apasionado con una observación astronómica? ¿Quiénes no desean informarse más cuando nos hablan sobre los fitoquímicos milagrosos para mejorar nuestra salud? ¿Quién no quiere aprender a redactar, cuando sabe que puede cambiar el destino de su comunidad o simplemente alegrarle el día a alguien más con una simple nota? Todos quieren un mundo diferente sin embargo son pocos los que se atreven a desafiar el sistema, un sistema que se ha encargado de aplastar sueños, que limita la creatividad, aun cuando predica  lo contrario.



Si eres docente tiembla; pues en tus manos están muchas vidas, pero principalmente la tuya, te has puesto a pensar que los alumnos de hoy serán los profesionales de mañana, aquellos que influyan en la vida de tus hijos, nietos o simplemente serán los líderes de tu vejez. Recuerda que el tiempo de cosecha es mayor que el de siembra.

 Así que reflexionemos sobre el desarrollo de  nuestra labor y el impacto que tuvo, tiene y tendrá. Aún estamos a tiempo de alimentar el alma que habita en cada cuerpo que llega a nuestras aulas.
“No culpes a los demás de tu mediocridad”.


Comparte y danos  tu opinión en nuestras redes sociales.
Atrévete  a crear, inventar y comunicar. 


Autora: 
PEM Brenda del Rosario Tepeu  Sián

martes, 4 de agosto de 2015

Vehículo de propulsión eólica con globo y Las leyes del movimiento

  "Aprovechamos las cosas que tenemos en casa y reciclamos materiales al mismo tiempo que nos divertimos".







Las leyes del movimiento de Newton, son tres principios a partir de los cuales se explican la mayor parte de los problemas planteados por la dinámica, en particular a aquellos relativos al movimiento de los cuerpos.
Estas establecen que en ausencia de una fuerza, un cuerpo en reposo permanece en reposo y un cuerpo en movimiento permanece en movimiento, la dirección se mantiene, y por cada acción hay una acción contraria.

En esta oportunidad dejaremos la guía para elaborar un vehículo  de propulsión,  el cual permite la  demostración de dichas leyes. Grandes y pequeños pueden comprobarlo construyendo un vehículo propulsado con el aire que sale al desinflarse un globo. 

Instructivo 





Paso 1

Tomar la tira de cartón con canales y retirar  la primera capa, la cual permita ver los canales sin dañar el material. 


Colocar círculos de cartón grueso  como tapaderas en los segmentos de tubo para formar un cilindro. 






Pegar la tira de cartón con canales en el contorno de los cilindros elaborados en el paso anterior. 

Paso 2




Cortar la pajilla de plástico a  medida del ancho de nuestra caja de cerillos y asegurarlo con cinta adhesiva o silicón, para que este funciones de cojinete.  

Introducir los pinchos de madera que permitirá hacer girar las ruedas del vehículo.

Paso 3

Ajustar la medida  del pincho de madera y  se procede a perforar  los cilindros,  para que estos permitan unir ambas llantas. 

Es recomendable calcular el centro de la llanta previamente  para que el vehículo no presente algún defecto en el momento de desplazarse. 
Tomando como referencia nuestra caja de cerillos, se une las llantas, pasando el pincho de madera por la pajilla de plástico que funciona como cojinete del vehículo. 

Cortar los excesos del pincho de madera en cada extremo de las llantas y asegurarlo con la ayuda de la pistola de silicón, 


Paso 4

Repetir las instrucciones del paso 3, para la segunda caja de cerillos.





Paso 5


Pegar la caja de refresco sobre las bases con ruedas, las cuales fueron elaborados.

Con la ayuda de un lápiz perforar un orificio en la parte superior de la caja, como también un orificio más por la parte trasera del mismo tamaño, esto con el fin de introducir  una  pajilla plástica del ancho de nuestro gusto.




Tomar en cuenta que esta pajilla permitirá el escape del aire, por  lo tanto tendrá la función de motor o propulsor que   podemos variar; al colocar un conjunto de   pajilla de diferentes grosores.




Paso 6


Sujetar un globo al extremos superior de la pajilla de tal manera que  permita escapar el aire y dar un movimiento al vehículo. 

Al tener en cuenta que la pajilla al ser más gruesa. este produce un escape de aire mayor y al mismo tiempo un impulso mayor al vehículo.





Variante


Se muestra una variante del mismo vehículo el cual, al tener una pajilla más grande y gruesa permite un un impulso proporcionalmente al aire del globo.







¿Qué ocurre?

Las fuerzas resultan de la interacción entre dos cuerpos y siempre se presentan en pares. Cuando un cuerpo ejerce una fuerza sobre otro, éste a su vez ejerce una fuerza sobre el primero de igual magnitud y dirección, pero de sentido contrario. Si un cuerpo estuviera aislado no podría realizar ninguna fuerza ni tampoco recibirla. Se trata  de la tercera ley del movimiento propuesta por Isaac Newton a finales del siglo XVII.

En nuestro vehículo, las paredes del globo empujan al aire de su interior, que acaba saliendo por la pajilla, y el aire empuja al globo en sentido contrario. Como el globo está unido al vehículo, éste acaba moviéndose en sentido opuesto al aire.



Comparte y danos  tu opinión en nuestras redes sociales.

Atrévete  a crear, inventar y comunicar. 

Editado por: 

José Alexander Pérez.
Profesor Física y Matemática. 
clubdefisicaeducativa@gmail.com